‘Extraordinaria dicotomía’ en la respuesta policial a las protestas de Black Lives Matter, caos en el Capitolio: fiscal general de DC


Durante las manifestaciones de Black Lives Matter contra la brutalidad policial en Washington, DC, el año pasado, se documentó que las agencias de aplicación de la ley rechazaban por la fuerza a grupos pacíficos de manifestantes.

En particular, el 1 de junio, la policía despejó el parque Lafayette para una supuesta sesión fotográfica presidencial mediante el despliegue de bolas de pimienta y botes de humo. La policía también utilizó caballos, escudos y porras para hacer retroceder a los manifestantes.

Sin embargo, los partidarios principalmente blancos y pro-Trump que protestaban por los resultados de las elecciones presidenciales violaron el Capitolio de Estados Unidos el miércoles en un violento asedio que el alcalde de DC, Muriel Bowser, llamó «terrorismo de libro de texto». La turba desplegó irritantes químicos y usó armas como tubos de metal, hiriendo a más de 50 agentes, dijeron las autoridades. Un oficial de la policía del Capitolio en el sitio murió el jueves, confirmaron varias fuentes policiales a ABC News. Las autoridades están investigando su muerte.

La turba subió los escalones del Capitolio, atravesó barricadas y pasó a oficiales con equipo antidisturbios y otras medidas de seguridad. En un momento, se podía ver a las personas en un video que pasaban fácilmente una barrera mientras la Policía del Capitolio de EE. UU. Permanecía al margen. En otros videos, se vio a los oficiales luchando enérgicamente contra grandes grupos de alborotadores.

Una vez dentro del edificio del Capitolio, la mafia pro-Trump se movió libremente y gritó cánticos mientras sostenía carteles de «Trump 2020» y una bandera confederada. La policía utilizó gas lacrimógeno y un oficial de la policía del Capitolio mató a tiros a un manifestante, dijeron las autoridades. En el video capturado en la escena, la mujer parecía haber recibido un disparo cuando intentaba saltar a través del panel lateral de vidrio roto de una puerta con barricadas afuera de la Cámara de la Cámara, donde los legisladores estaban apiñados, y hacia un oficial armado.

Para el fiscal general de DC, Karl Racine, hubo una «dicotomía extraordinaria» en la respuesta federal entre las protestas de Black Lives Matter y un intento de «golpe de estado en una elección presidencial legal».

«Viste efectivamente una invitación para entrar al Capitolio y hacer lo que quieras, porque resulta que eres un partidario de Trump», dijo Racine a ABC News. «No tengo ninguna duda de que si los manifestantes fueran morenos, negros, inmigrantes, habrías visto al presidente escupir todo su odio y habría sido agresivo, y se habría contado una historia diferente».

El jefe de policía de la policía del Capitolio de Estados Unidos, Steven Sund, dijo que el ataque del miércoles contra el Capitolio «fue diferente a cualquiera que haya experimentado en mis 30 años en la aplicación de la ley» y calificó las acciones de los agentes de la policía del Capitolio como «heroicas dada la situación que enfrentaron».

«Los [U.S. Capitol Police] tenía un plan sólido establecido para abordar las actividades anticipadas de la Primera Enmienda. Pero no se equivoquen: estos disturbios masivos no fueron actividades de la Primera Enmienda; fueron conductas criminales desenfrenadas «, dijo en un comunicado el jueves. Poco después entregó su renuncia.

Wendy Lotongo, organizadora principal del grupo de activistas de DC The Night Shift 15, encontró la escena del miércoles «increíble» y diferente a todo lo que había visto, por diferentes razones.

«Tengo amigos que todavía están encerrados durante el verano, porque el alcalde y la ciudad intentaron dar un ejemplo de lo que sucede cuando intentas hablar sobre tus derechos», dijo Lotongo a ABC News. «Pero también dieron un ejemplo muy claro a las personas blancas que les gustaría hablar sobre lo que sienten que son sus derechos».

Lotongo dijo que él y otros miembros de The Night Shift 15 estaban entre las docenas de manifestantes que fueron rociados con gas pimienta por la policía durante una manifestación en junio en Swann Street, DC. Para Lotongo, ese día mostró cómo él y otros que luchan por la igualdad de derechos son tratados de manera diferente debido a la raza, dijo.

«Llamemos a las cosas por su nombre», dijo Lotongo, quien es negro. «El alcalde, la ciudad y el país no ven a los blancos de la misma manera o como la misma amenaza que ven a los negros, y esa es mi opinión honesta».

«No hubiéramos visto lo que vimos ayer si se tratara de gente negra», dijo el jueves la cofundadora de Black Lives Matter, Patrisse Cullors, a «Good Morning America». «Yo digo que habría sido una masacre si los negros estuvieran tratando de atacar el Capitolio».

La ex primera dama Michelle Obama dijo que era «doloroso» ver el «abismo entre las respuestas a [Wednesday]»El motín y las protestas pacíficas de este verano», en un comunicado el jueves y también cuestionó cómo habría sido la respuesta de la policía si los manifestantes del miércoles hubieran sido negros.

«Las protestas de Black Lives Matter de este verano fueron un movimiento abrumadoramente pacífico», dijo. «Y, sin embargo, en una ciudad tras otra, día tras día, vimos manifestantes pacíficos enfrentados con la fuerza bruta. Vimos cráneos rotos y arrestos masivos, agentes de la ley rociando pimienta en una manifestación pacífica para una sesión fotográfica presidencial».

«No puedo pensar en seguir adelante o en pasar página hasta que tengamos en cuenta la realidad de lo que vimos ayer», agregó. «El verdadero progreso sólo será posible una vez que reconozcamos que existe esta desconexión y tomemos medidas para repararla».

El presidente electo Joe Biden dijo que esta disparidad era «inaceptable».

«Nadie puede decirme que si hubiera sido un grupo de Black Lives Matter protestando ayer, no lo habría habido; habrían sido tratados de manera muy, muy diferente a la multitud de matones que irrumpieron en el Capitolio», dijo Biden. durante un discurso el jueves. «Todos sabemos que eso es cierto, y es inaceptable, totalmente inaceptable».

El Departamento de Policía Metropolitana dijo que había arrestado a 80 personas desde que comenzaron los disturbios el jueves por la mañana, incluidas cinco personas con armas ilegales, otras dos por posesión ilegal de otras armas ilegales, 36 por violaciones del toque de queda y 25 por «violaciones del toque de queda y presencia ilegal» en Capitol Grounds.

El jefe del MPD, Robert Contee, ha rechazado lo que algunos dicen que fue una vacilación por parte de los oficiales para arrestar personas.

«Los hombres y mujeres del Departamento de Policía Metropolitana entraron en una situación que ya estaba fuera de control», dijo Contee durante una conferencia de prensa el jueves. «Entonces, una vez que se estableció el control y se estableció ese perímetro, entonces y solo entonces podremos hacer arrestos».

Se esperan más arrestos, dijeron las autoridades.

Los oficiales de la Policía del Capitolio dicen que el departamento está llevando a cabo una revisión de este incidente, la planificación de seguridad y las políticas y procedimientos.

El presidente del Sindicato de Policía de DC, Gregory Pemberton, acusó a la policía del Capitolio de estar «mal preparada» para las protestas del miércoles.

«Cuando llegamos, era obvio que nuestros compañeros oficiales de la Policía del Capitolio de Estados Unidos estaban tratando valientemente de detener el ataque de los alborotadores», dijo Pemberton en un comunicado el jueves. «Mientras [it is] No está claro en esta etapa preliminar exactamente cómo el edificio fue violado tan rápidamente, parece probable que el liderazgo de la Policía del Capitolio de los EE. UU. estuviera mal preparado para este ataque, tanto en personal como en recursos «.

La respuesta de la policía y el hecho de que la Policía del Capitolio no solicitó refuerzos suficientes de la Policía de DC y la Guardia Nacional fueron ampliamente criticados y están siendo investigados por el Comité de Asignaciones de la Cámara. Además de Sund, el sargento de armas de la Cámara de Representantes Paul Irving y el sargento de armas del Senado Michael Stenger anunciaron su renuncia el jueves.

El presidente de la NAACP, Derrick Johnson, dijo que la preparación para la protesta fue «contundente».

«Miro para ver la preparación que se hizo [Wednesday], cuando se supo y se declaró en las redes sociales lo que la gente iba a hacer al Capitolio, y estaban mal equipados, eso es revelador «, dijo Johnson a ABC News.» Me dice que una marcha pacífica por la calidad de la vida de los afroamericanos es más amenazante que el objetivo declarado de interrumpir un procedimiento ordenado del Congreso «.

Luke Barr, Jake Date, Alex Mallin, Quinn Owen y Benjamin Siegel de ABC News contribuyeron a este informe.

.



Source link

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *